”Queremos ser puente entre los países de lengua portuguesa y Europa”

logoaaaaaEntrevista en http://www.emprendia.es/entrevista.php?id=4660 13 dic 2012

FAZ Cultura e Desenvolvemento es una joven consultora especializada en innovación e internacionalización entre Europa y los países de lengua portuguesa. Nació este mismo año en Santiago de Compostela, pero ya tiene la cartera llena de proyectos.

Maite Vence, CEO de FAZ, nos cuenta su experiencia de emprendimiento en el terreno de las spin-off basadas en investigación en ciencias humanas y sociales. Son cinco socios y dos de ellos trabajan a tiempo completo para la empresa.

- ¿Cómo empezasteis con el proyecto?

- FAZ nace como spin-off del grupo de investigación Galabra, de la USC, especializado en cuestiones lusófonas. Pero nuestra idea era crear una empresa heterogénea que combinase diferentes metodologías y disciplinas como la economía, la sociología o la filología. Queríamos hacer consultoría ofreciendo una visión diferente, que aunase en los proyectos aspectos no solamente técnicos sino también culturales y humanísticos. Gestionamos la innovación en el campo de las humanidades. Y servimos de nexo entre el mercado y los grupos de investigación de ciencias humanas y sociales que quieran hacer transferencia de tecnología. También asesoramos en la creación de empresas -spin off- en ese tipo de áreas de conocimiento.

- En el caso de Galabra, ¿qué investigación estábais llevando a cabo y cómo lo aprovechásteis para la empresa?

- Es complicado concretar tanto cuando se trata de transferencia en humanidades. Lo que Galabra nos ofrece es un conjunto de intangibles difíciles de cuantificar en este campo del conocimiento; nos aporta consistencia teórica en muchos de nuestros proyectos, ‘know how’ específico, redes de contactos, etc. La relación que se establece entre un grupo de investigación de humanidades y una spin off surgida del mismo es distinta y menos delimitada que cuando se trata de áreas más experimentales donde hay un producto concreto o una patente, en ese caso la relación es más clara. En FAZ aprovechamos todos los aspectos que el Grupo de investigación puede ofrecer en el campo de la lusofonía y la sociología de la cultura, y añadimos otros complementarios al conocimiento generado por el grupo, lo que nos hace diferentes e innovadores. También servimos de antena para el grupo de investigación en muchos aspectos relacionados con el mercado. En ese sentido tenemos un feedback continuo y fluído que imprime aire fresco y nuevas formas de funcionar en las humanidades.

“La proximidad lingüística entre este los países de lengua portuguesa y Galicia es una ventaja competitiva muy interesante y poco explotada a nivel de consultoría”

- ¿Algún ejemplo concreto de transferencia de Know how del grupo a la empresa?

- Acabamos de publicar un estudio sobre el Camino de Santiago, presentado en la Cámara de Comercio, y los resultados de investigación tienen aplicaciones directas a nivel de asesoría en políticas turísticas. Una de las principales conclusiones del estudio es que Santiago no está funcionando como capital cultural, no se están aprovechando todas sus potencialidades a nivel turístico. En FAZ lo que hacemos es utilizar el corpus teórico del estudio para elaborar nuevas fórmulas turísticas más eficientes.

- ¿Cuáles son vuestros principales clientes: empresas o administraciones?

- Organismos públicos y privados, desde universidades a PYMES. Tenemos proyectos muy variopintos con ambos tipos de clientes.

- ¿Por qué os interesa la Lusofonía desde el punto de vista de mercado?

- Porque, como comentaba antes, el grupo de investigación está especializado en el ámbito luso, y porque la proximidad lingüística entre este tipo de países y Galicia es una ventaja competitiva muy interesante y poco explotada a nivel de consultoría. Y en estos momentos, Brasil, que ya está consolidado como potencia económica, o Angola, como país emergente, tienen muchas posibilidades a nivel de nuevos desarrollos de negocio. Queremos ser puente entre estos países y Europa.

- Supongo que habréis hecho un plan de negocio. ¿Cuál era vuestra visión de empresa inicial y cuánto ha variado?

- Sí, por supuesto, pero los planteamientos iniciales cambiaron bastante, y cada vez evolucionamos más hacia la consultoría y la internacionalización, aunque siempre sobre una perspectiva humanística y de planificación y desarrollo económico-social. Encontramos muchas más oportunidades de negocio de las que pensábamos desde un punto de vista teórico y tenemos un nicho de mercado bastante definido que no existía ni a nivel de innovación en ciencias humanas y sociales, ni como elemento puente entre los países de habla portuguesa y Galicia.

- ¿Cómo fue vuestra evolución?

- Todavía estamos en ello, y seguiremos. En un principio nacimos al amparo de las fortalezas que nos ofrecía el grupo de investigación, pero evolucionamos abriendo campo teniendo en cuenta el desarrollo económico de ciertos países y nuestro carácter multidisciplinar. Tenemos proyectos de distintos tipos, muy heterogéneos.

“Para financiarnos recurrimos a las famosas tres F: ‘family, friends and fools’.”

- Ahora mismo con países lusófonos tenéis proyectos con Angola y Cabo Verde…

- Actualmente tenemos proyectos aquí en Galicia, y también en Angola y Cabo Verde, todos completamente diferentes, como es lógico, teniendo en cuenta el tipo de país. En Cabo Verde trabajamos más en el sector turístico, diseñamos un paquete de viajes culturales, organizando estancias de un mes o 15 días para gente que quiera hacer turismo de una forma sostenible y diferente, aprovechando las realidades locales. En Angola tenemos más proyectos de consultoría, relacionados con Universidades, estudios de viabilidad, dirección y redacción de proyectos, etc. Y posiblemente tengamos algo en Mozambique próximamente.

- ¿A largo plazo cuál es la línea que os gustaría seguir?

- No me atrevo a hablar de largo plazo, porque llevamos todavía poco tiempo en el mercado, pero somos optimistas y aspiramos en un plazo de dos años a consolidar las cuatro líneas de negocio que tenemos: consultoría, turismo, cultura y edición. Queremos alcanzar una estructura económico-empresarial sólida con la que sostener un equipo humano estimulado y creativo, que nos permita crecer y consolidarnos.

- Supongo que no habéis tenido necesidad de financiación externa, ¿no?

- Sí, necesidades siempre hay, sobre todo cuando estás despegando. Pero para una empresa de humanidades no es fácil conseguir financiación externa porque los instrumentos que existen de apoyo al emprendimiento, capital riesgo, business angel o financiación bancaria al uso, están pensados para empresas con grandes necesidades de capital y generalmente vinculadas a áreas experimentales. En nuestro caso recurrimos a las famosas tres F: family, friends and fools.

- Llevais poco tiempo trabajando y ya teneis muchos proyectos…

- Sí, la verdad es que tenemos muchos proyectos y buenos resultados para tan poco tiempo. Estamos contentos con nuestra fase de despegue, pero todavía queda mucho camino por recorrer para tomarnos un respiro. Montar una empresa requiere de mucha energía y de mucha tolerancia a la incertidumbre, aunque esto último sea muy difícil de conseguir.

- ¿Por qué os decidísteis a montar una empresa en medio de la crisis?

- Vimos una oportunidad de negocio clara y también una oportunidad para el autoempleo. Y porque somos de naturaleza emprendedora.